Cómo usar la Mano de Fátima para proteger a tu empresa de la banca rota

Mantener una economía protegida de los altibajos que puedan ocurrir en cualquier mercado es vital para la salud de toda empresa. Por eso, además de tomar todas las previsiones contables, legales y demás, es importante una eficiente administración de las energías que rodean las actividades de tu negocio mediante un amuleto como el hamsa.

Tu empresa no sólo puede estar expuesta a las malas intenciones de la competencia que te quiere sacar del mercado, o de clientes que no quedaron contentos con algún producto o servicio, sino también a la mala vibra proveniente de empleados insatisfechos que pueden estar a cargo de manejar el dinero que entra a la compañía, creando un verdadero caos en la dimensión espiritual que rápidamente se puede ver reflejado en números rojos que, si no se controlan a tiempo, pueden terminar provocando la bancarrota de la empresa.

Lo ideal es primero conocer muy bien a tus empleados antes de ponerlos a cargo de manejar tus bienes patrimoniales, pero en la medida de que la estructura corporativa va creciendo, es normal que los dueños o socios principales de la empresa vayan perdiendo la capacidad de controlar aspectos minuciosos que tienen que ver con la salud de la compañía.

Una buena manera de proteger el bienestar de tus bienes es a través del uso de la Mano de Fatima, cuya función principal es la de blindarte a ti y a tus pertenencias de la mala energía, envidia, malos deseos e incluso trabajos de brujería.

Para hacerlo utiliza la mano de Fátima como si estuvieses protegiendo tu propio hogar. En cualquiera de sus presentaciones, puede ser en metal, cerámica, vidrio o enmarcada a manera de cuadro, colócala no sólo en la entrada principal de tu empresa, sino también en la entrada de los empleados, y si es posible donde se marcan las asistencia ya que es ahí donde necesariamente deben pasar todos los trabajadores de la compañía, convirtiéndose en el sitio perfecto para hacer un filtro diario e instantáneo de malas energía.

Específicamente para fines de protección en materia económica, haz que la Mano de Fátima tenga presencia en todos los departamentos que tengan que ver con manejo de dinero: contabilidad, administración, caja, cuentas por cobrar y por pagar, compras, etc., y de esta manera tendrás una ayuda para evitar que el emprendimiento que te costó tanto levantar, no se vaya al caño por la envidia de otros.

Fuente: http://www.lamanodefatima.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *